Only $2.99/month

Soneto XXIII (En tanto que de rosa y azucena)

Terms in this set (9)

La mujer bella del renacimiento es rubia, blanca, con color rosa en sus labios tal como se ve en la obra del pintor Botticelli: The Birth of Venus.

El hombre ideal del renacentista busca el desarrollo armónico de todas sus facultades y cultiva juntamente las armas, las letras, y las artes. Garcilaso de la Vega, poeta y soldado, ejemplifica este ideal renacentista.

La obra de Petrarca sirve también de fuente temática para los versos de Garcilaso.


Se cree que Garcilaso de la Vega nació en Toledo en 1501. Poeta renacentista español. Perteneciente a una noble familia castellana, Garcilaso de la Vega participó ya desde muy joven en las intrigas políticas de Castilla. En 1510, ingresó en la corte del emperador Carlos I y tomó parte en numerosas batallas militares y políticas. Participó en la defensa de la isla de Rodas, la campaña de Francia de 1522.

En 1530, Garcilaso se desplazó con Carlos I a Bolonia, donde éste fue coronado. Permaneció allí un año, hasta que, en el Danubio, y después a Nápoles, donde residió a partir de entonces. Herido de muerte en combate, durante el asalto de la fortaleza de Muy, en Provenza, Garcilaso fue trasladado a Niza, donde murió.

Su escasa obra conservada, escrita entre 1526 y 1535, fue publicada pósthumamente junto con la de Boscán, en Barcelona, bajo el título de las obras de Boscán con algunas de Garcilaso de la Vega, libro que inauguró el Renacimiento literario en las letras hispánicas.

Muchas de sus composiciones reflejan la pasión de Garcilaso por la dama portuguesa Isabel Freyre, a quien el poeta conoció en la corte en 1526 y cuya muerte, en 1533, le afectó profundamente.

El soneto aborda el concepto filosófico de la brevedad de la vida, sin embargo en su desarrollo poético notamos el cambio de mentalidad producido en el paso de la Edad Media al Renacimiento. El poeta no se lamenta esa brevedad, si no que, consciente de ella, aconseja gozar les placeres de la juventud ates de que el tiempo la destruya.