Only $35.99/year

Sucesión testamentaria

Terms in this set (61)

Por regla general, una persona puede otorgar a su elección testamento abierto o cerrado.
Excepcionalmente están obligadas a otorgar testamento abierto:
a) El analfabeto: art. 1022 CC
b) El ciego: art. 1019 CC.
El testamento del ciego presenta algunas particularidades, que hacen excepción a las reglas generales; están indicadas en el art. 1019:
El ciego, además de que debe testar nuncupativamente, no puede otorgar testamento solemne ante testigos exclusivamente, sino que es necesaria la presencia de un funcionario público (notario, juez de primera instancia) y tres testigos.
Por regla general, el testamento se lee una sola vez, ya sea por el funcionario público, ya sea por uno de los testigos (art. 1017). En el caso del testamento del ciego, debe hacerse dos veces: la primera, por el funcionario público que interviene en el acto; la segunda, por un testigo elegido al efecto por el testador.
En el testamento, se dejará constancia expresa del cumplimiento de la solemnidad de la doble lectura.
c) El sordo o sordomudo que pueda darse a entender claramente, pero no por escrito. Se trata, según ya lo expresamos, del sordo o sordomudos que conoce la lengua de señas. Su testamento, también se contempla en el artículo 1019 CC.

Excepcionalmente están obligadas a otorgar testamento cerrado:
a) El sordo o sordomudo que sólo puede darse a entender por escrito, o sea, que desconozca la lengua de señas.
b) El que no conociere el idioma del notario y testigos que concurren al otorgamiento del testamento, es decir, aquellos que no hablen castellano. Esta hipótesis se aplicará, usualmente, a los extranjeros que desconozcan la lengua castellana, pero también podría tratarse de un chileno que desconociere tal idioma, por ejemplo por haber vivido desde su niñez en el extranjero, sin aprender el idioma de sus padres.
1º El testamento abierto o cerrado que no se otorga por escrito (en realidad, en este caso más bien hay inexistencia).
2º El testamentoque no se otorga ante el número de testigos exigidospor la ley.
3º El testamento otorgado ante un funcionario que no sea de los autorizados por la ley para intervenir en dicho acto.
4º Cuando se infringen las reglasdadaspor la ley para su otorgamiento. En consecuencia:
a) No tiene valor el testamento abiertoque no es leído.
b) Tambiénes nulo si concurriendo un funcionario, no lo lee él sino algún testigo.
c) No es válido el testamento abierto en el cual no se deje constancia de que el testador no supo o no pudo firmar, aunque no es necesario expresar la causa.
d) Es nulo si firma por algúntestigo una persona extraña al otorgamientodel testamento.
e) Es nulo el testamento del ciego en que se infrinjan las solemnidades especiales exigidas por la ley, por ejemplo,dejar constancia de la doblelectura exigida porel artículo1019.
f) Es nulo el testamento del sordo o sordomudo que conozca la lengua de señas, en que se infrinjan las formalidadesprevistasen el artículo 1019.
g) Respecto de la firma del testamento cerrado, nos remitimos a lo expresado a propósito de la escrituración y firma de estos testamentosy a la redaccióny firma de la carátula.
5º Es nulo el testamentocerrado si apareceviolada la cubierta del mismo.
6º Es nulo el testamento de las personas que estando obligadas a otorgar ya testamento cerrado, ya abierto, infringen dichas prohibiciones. Así, será nulo el testamento cerrado otorgado por un
ciego o por un analfabeto y el abierto otorgado por un sordo o sordomudo que no sabe leer ni escribir ni tampocoentienda la lengua de señas.
Todo sin perjuicio de que el testamento solemne pueda ser anulado también de acuerdo con las reglas generales de los testamentos, como acontecería con un testamento otorgado por un incapaz de hacerlo, o que fuera mancomunado,por ejemplo.
Art. 1028 CC
1º El testador debe ser chileno o extranjero domiciliado en Chile.
2º Los testigos que intervienen en este testamento deberán ser chilenos o extranjeros domiciliados en la ciudad en que se otorgue el instrumento.
3º El testamento debe ser otorgado ante un cónsul o representante
diplomático chileno. Están habilitados para esta función los Embajadores, los Encargados de Negocios, los Secretarios de Legación y los Cónsules.
Se excluye expresamente a los Vicecónsules. Estos llevan un libro de los testamentos abiertos y de toma de razón de los cerrados. El testamento llevará el sello de la legación o consulado.
4º En lo demás, se observarán las reglas del testamento solemne otorgado en Chile.

Art. 1029 CC
El testamento otorgado en el extranjero en conformidad a la ley chilena deberá ser ejecutado en nuestro país; por ello es necesario cumplir:
1º El Jefe de Legación remitirá enseguida de haberse otorgado el
testamento, una copia del testamento abierto o de la carátula del
cerrado, al Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile.
2º El Ministerio, verificando la firma del Jefe de Legación, remitirá a su vez dicha copia al juez del último domicilio del causante en Chile.
3º El juez lo ordenará incorporar en el protocolo de un notario del
mismo domicilio.
4º No conociéndose ningún domicilio en Chile al testador, será
remitido el testamento o la copia de la carátula a un juez de letras de Santiago, para su incorporación en los protocolos de la notaría que el mismo juez designe.
5º El notario que lo reciba y protocolice, deberá incorporar los datos del testamento en la nómina a que se refiere el artículo 439 del Código Orgánico de Tribunales.

*** Tratándose de un testamento cerrado, para ejecutarlo en Chile es preciso proceder a su apertura. Tratándose de uno otorgado en el extranjero generalmente será difícil la comparecencia del funcionario y testigos para que reconozcan sus firmas. En todo caso, de acuerdo al art. 1025 CC, la falta del funcionario es suplida
por el notario que el juez designe (inc. 3º). No se pone en el caso que falten los testigos, por lo que se estima que puede prescindirse de ese trámite.
1º Suponen situaciones específicas que ponen en peligro de perder la vida sin poder otorgar testamento solemne y deseando hacerlo.
2º Estos testamentos caducan sin necesidad de que sean revocados, cuando desaparece el peligro que habilita para testar en forma privilegiada y el testador tiene tiempo suficiente para otorgar un testamento solemne (Art. 1212 CC):
• El testamento verbal caduca si el testador falleciere después de los 30 días subsiguientes al otorgamiento;
• O si habiendo fallecido antes, no se hubiere puesto por escrito el testamento, con las formalidades que la ley exige, en los 30 días subsiguientes al de la muerte. (Art. 1036 CC).
• El testamento militar caduca si transcurren 90 días subsiguientes a aquel en que hubieren cesado con respecto al testador las circunstancias que habilitaban para testar militarmente, sin haber fallecido el testador (art. 1044 CC).
• Finalmente, el testamento marítimo caduca si el testador sobrevive 90 días al desembarco del buque de guerra chileno o mercante bajo bandera chilena. No se entenderá por desembarque el pasar a tierra por corto tiempo para reembarcarse en el mismo buque (art. 1052 CC).
3º Por su propia naturaleza el testamento privilegiado tiene menos exigencias formales que el solemne. Las solemnidades son mínimas, según declara el art. 1032 CC:
• a) El testador declarará expresamente que su intención es testar.
• b) Las personas cuya presencia sea necesaria serán unas mismas del principio hasta el fin.
• c) El acto será continuo o sólo interrumpido en los breves intervalos que algún accidente requiera.
• d) Existen reglas especiales respecto a la capacidad de los testigos. Bastará la habilidad putativa de un testigo (1031 CC).
4º El testamento privilegiado que revocare un testamento solemne no surtirá efecto alguno, si caduca, en cuyo caso subsistirá el testamento solemne temporalmente revocado. Art. 1213 inc. 2 CC. Lo anterior revela lo precario que son los testamentos privilegiados.
5º Los testamentos privilegiados pueden impugnarse de la misma manera que los testamentos solemnes. Art. 1040 CC.
6º Los testamentos privilegiados que no hayan sido autorizados por notario, valdrán como instrumentos públicos, una vez protocolizados, previo decreto del juez competente.